Todo el mundo sabe que los negocios se pueden dividir en dos grandes grupos:

 

  • Negocios con Alma
  • Negocios sin Alma

 

Bueno, seguro que hay otras divisiones posibles, pero esta es muy interesante 🙂

 

Los negocios sin alma son negocios donde el cliente importa poco y donde los productos y servicios que se ofrecen no aportan nada más allá de lo que son. No hay mucho más.

 

Son negocios tristes, negocios sin alegría. Por supuesto, son negocios legítimos y puede que muy rentables.

 

Los negocios con alma son otra cosa. Son aquellos en los que existe un valor que se percibe más allá de los productos y servicios que ofrecen. En ellos se respira otra cosa. Da gusto pasarse por ellos y descubrir eso diferente que te ofrecen.

 

Se agradece 🙂

 

Y cuando algo se agradece, generalmente es más fácil dedicarle algo más de tiempo y quizás acabar comprando.

 

 

Negocios con Alma


 

Piensa en una cafetería. Hay muchas cafeterías en las que no hay un cuidado excesivo del local. Cuando entras en ellas casi te dan ganas de salir corriendo, pero te quedas porque te apetece un café. Seguro que muchas personas no toman nada más que ese café por miedo a lo que venga después si se atreven a tomarse unos churros o un bollito para acompañarlo.

 

Quizás en la barra de esa cafetería haya una persona, un hombre o una mujer, con cara de cansancio y/o pocos amigos que te sirve el café con desgana y algo molesto.

 

Las sillas de la barra están algo sucias y el suelo lleno de papeles y palillos de hace unos cuantos días.

 

Ahora piensa en otro escenario. Entras en la cafetería, que ya en el cristal de la entrada tenía un diseño superchulo en donde podías leer, entre otras cosas, «Aquí servimos café con mucho amor»

 

Al llegar a la barra ves a dos personas uniformadas pero desenfadadas, es decir, llevan sus delantales de hostelería, una camisa blanca una de ella y otra gris su compañera.

 

Una de ellas está en la maquina de café moliendo y limpiando con un pequeño cepillito mientras tararea una melodía en bajito.

 

La otra, con una gran sonrisa te da la bienvenida y te pregunta si sabes que quieres hoy para desayunar.

 

Las luces son cálidas y se escucha música de fondo a un volumen justo, ni pa ti ni pa mi.

 

Detrás de la barra ves una pizarra negra con anotaciones de lo que puedes pedir en diferentes colores, con los precios y justo en la barra tienes una muestra de las posibilidades de los desayunos que puedes tomar.

 

En ese momento escuchas: «No te preocupes, no hay prisa, elije lo que tú quieras pero te recomiendo el café africano con extracto de guaraná y leche de soja. Está genial»

 

Espero que te hayas puesto en ambas situaciones y que ahora puedas entender lo que es un negocio con alma y otro sin ella. En cúal te tomarías tú el café (producto desagregado) y en cuál lo acompañarías con algo de comer (up-selling)

 

Y lo más importante: en cuál repetirías (retención) y cuál de los dos recomendarías (referral)

 

Cómo ya sabes, estas palabras mágicas (Upselling, referral…) forman parte de lo que defines en una estrategia digital para tu negocio online. Puedes leer aquí un artículo sobre ello.

 

¿Cómo te gustaría que fuera tu negocio? ¿Cuál de los dos tipos elegirías? Desde luego que puedes elegir, pero no te lo recomiendo. Este mismo escenario de una cafetería lo puedes debes poner en práctica en tu negocio online. Da igual el tipo de negocio quesea y si vendes productos o servicios del tipo que sean. 

 

El Alma en los negocios


 Aunque el negocio sea online puedes tener una web interesante, que además de tener tus productos o servicios propiamente dichos, deje ver lo que hay detrás, deje ver el equipo, los valores de tu empresa.

 

Una web donde se respire cordialidad, amabilidad sin llegar a ser pedantes ni clasicotes.

 

Se puede hacer de forma sutil, trabajando muy bien los mensajes (el copy) y las imágenes, así como su distribución en la página.

 

No es fácil, desde luego, pero es clave y puede hacer que tus visitantes quieran quedarse ahí o quieran salir huyendo. Elige!

 

 

En Kybumo somos especialistas en captar y transmitir el alma de los negocios para impactar en las mentes de los posibles clientes. Todo suma en una estrategia online y el alma es el pilar fundamental de la persuasión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.