Definir la estrategia digital de una empresa o mejor dicho, la palabra estrategia digital se ha puesto muy de moda últimamente y la puedes escuchar o leer en muchos sitios y en diferentes medios.

Es normal que se ponga de moda porque es FUNDAMENTAL. Eso es innegable. De nada sirve comenzar a gastar dinero invirtiendo en publicidad, por ejemplo, si previamente nos han hecho un buen ejercicio de brainstorming en torno a tu negocio, tus productos y que tipo de acciones y mensajes debes hacer para llegar a tus posibles clientes.

Lo malo de esta situación, como todas las que se ponen de moda, es que se hace mucho ruido y se llega a confundir a los lectores con tantos mensajes superficiales y diferentes. 

Definir la estrategia digital de una empresa

¿Cómo definir la estrategia digital de una empresa o negocio?

Básicamente, debes responderte a las siguientes preguntas:

Responder a estas preguntas es simplificarlo mucho, pero al menos te valdrá para entender las piezas clave de una estrategia digital. Ten en cuenta que cada una de las preguntas dan para un curso completo sobre ello. (un secreto: en Kybumo estamos certificados en SCF para hacerlo)

A continuación, puedes ver algunas respuestas a estas preguntas.

Lo primero de todo es tener clara tu estrategia de producto. No es trivial. Es la pieza clave de toda tu estrategia. Es necesario definir adecuadamente que ofreces, que posibilidades tienes de venderlo, que opciones puedes agregarle, que opciones pueden complementarlo, etc.

Dentro de la estrategia de producto hablamos por ejemplo de tu producto desagregado, tus opciones de Up-Selling y de las posibilidades de Cross-Selling.

En paralelo o después, debes entender a tu posible cliente. O posibles tipos de clientes. Por ejemplo, tu producto puede ser adquirido por diferentes perfiles de compradores, pero cada perfil tendrá unas «reglas» que deberás seguir para conseguir llegar a ellos.

Imagina que tienes productos para niños o niñas. Lo que generalmente se dice es que los niños son prescriptores y los padres los compradores. Esto es correcto porque los padres y madres son las personas que pagan, pero deberás tener en cuenta ambos perfiles para darles los mensajes adecuados a cada uno.

Por otro lado, para definir claramente los mensajes que tienes que dar a tus tipos de usuarios tienes que tener en cuenta algo muy importante que muchas veces pasa desapercibido. La intención de compra, el «momentum» de la persona que está interactuando con tu producto en un determinado momento.

El modelo AIDA describe las etapas por las que pasa un comprador en forma secuencial, desde que descubre un problema o una necesidad hasta que realiza una compra de un producto que resuelve ese problema o cubre su necesidad.

AIDA responde a las iniciales de los siguientes términos:

Y en cada uno de ellos, la persona que toma contacto con la información, con la publicidad o con tus mensajes se encuentra en una escala diferente en relación con la percepción del problema/solución y por lo tanto nuestra interlocución con ellos debe ser diferente.

Por ejemplo, si una persona ni siquiera conoce que existe una solución para un problema suyo, mucho menos estará dispuesta a comprarte esa solución a ti, ¿no? Pero, por el contrario, si esa persona ya sabe que tiene esa necesidad y que hay diferentes soluciones en el mercado, tus mensajes deberán ir enfocados a decirle que tu producto es la mejor solución.

Define correctamente los canales por los que vas a llegar a tus posibles clientes. Dependiendo de la etapa en la que se encuentre tendrás que utilizar unos u otros. No es lo mismo hacer una campaña de publicidad de Google Ads para gente que no sabe que existes, que hacer una campaña de remarketing en Facebook Ads para personas que ya han visitado tu web.

En los canales, por supuesto, tenemos que contemplar todo. No hay barreras entre online y offline. Por ejemplo, un anuncio en una valla publicitaria puede ser mucho más rentable para tu negocio dependiendo del nicho al que esté enfocado y además lo podrás combinar con técnicas puramente online, solo tienes que echarle imaginación y saber cómo hacerlo.

Define los KPI, es decir, las métricas adecuadas para comprobar que cosas están funcionando y cuales no lo están haciendo.

Definir Estrategia Online

Elegir bien los eventos a medir pueden ser DETERMINANTES para el éxito de tu proyecto. Ten en cuenta algo importante: ninguna estrategia que definas inicialmente será lo suficientemente buena para conseguir que funcione a la primera. Necesitamos medir adecuadamente para «aprender» y corregir todo lo necesario hasta que consigamos tener un sistema de marketing funcionando al 100%.

Las principales métricas que se utilizan de forma online y que además están relacionadas con AIDA son las famosas métricas pirata (AARRR) que consisten en entender como se comportan los posibles clientes en:

Por supuesto, todo esto debe de tener un orden y debe estar interconectado para poder actuar en cada etapa del customer journey del cliente. Trabajando cada uno de estos aspectos podemos obtener una buena foto de lo que serán las acciones que tenemos que poner en práctica en nuestro negocio online para empezar a descubrir e interpretar resultados.

Ya sabemos que no hay una receta mágica para vender por internet, pero pensar bien y saber como llegar a nuestros clientes seguro que ayuda.

En Kybumo Digital Boutique, utilizamos metodologías como Lean Startup o Sales Funnel Canvas, que nos ayudan a diseñar y dibujar con detalle estas estrategias y además, disponemos de las mejores herramientas tecnológicas para medir de forma online el comportamiento de los posibles clientes, lo que nos permite adaptarnos y cambiar si es necesario para mejorar el retorno de inversión de nuestros clientes.

Además de ser expertos en definir la Estrategia Digital de una empresa, disponemos de un abanico muy amplio de Servicios de Marketing Online para ayudarte en tu negocio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.